«Si no te gustas, enfermas»

¿Quiénes somos?

La ASOCIACIÓN ALIENTA surge en Albacete ante la necesidad manifiesta de ayuda que requieren, tanto las personas que presentan algún tipo de Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) como sus familias. Los TCA son la expresión de la forma en que algunas personas afrontan la vida y del control que pretenden ejercer en sus vidas mediante la alimentación. Suponen una alteración de la conducta que puede llegar a poner en riesgo la vida de las personas que lo padecen. Por eso los trastornos alimentarios son enfermedades graves y potencialmente dramáticas. La situación de pandemia que venimos sufriendo desde el año 2020 ha disparado este tipo de trastornos, principalmente entre las adolescentes. La respuesta médica, muy necesaria en los casos más graves de afectación física, y psicológica debe ir acompañada de otros tipos de res­puesta, como la prevención, el asesoramiento y el acompañamiento a pacientes como a sus familiares.

Solo tú puedes hacerlo,
pero no puedes hacerlo sol@

Objetivos

CONCIENCIAR
a la sociedad de la gravedad de los TCA. Organizando charlas en colegios e institutos para los alumnos, así como seminarios, coloquios y conferencias en universidades y organizaciones interesadas. Colaboración en actividades, proyectos y campañas para la prevención de los TCA, así como en la formación de maestros y profesores.

COLABORAR
con administraciones y entidades privadas en la prevención y respuesta a los TCA. Coordinándonos de manera periódica con la UTCA del Hospital de Albacete. Colaborando con otras entidades que trabajen en el mismo ámbito incluyendo especialmente medios de comunicación y redes sociales.

ASESORAR, ACOMPAÑAR y APOYAR
a enfermos y familiares de TCA. Atendiendo primeras consultas de información y creando grupos de apoyo y talleres.

¿Qué son los TCA?

La Anorexia nerviosa, la Bulimia y otros cuadros afines considerados como trastornos de la Conducta Alimentaria son trastornos mentales con serias repercusiones físicas. Todos ellos tienen en común una pérdida de control de la alimentación y de los hábitos alimentarios, una intensa obsesión por adelgazar a cualquier precio y/o un terror insuperable a subir de peso. Son la expresión de la forma en que algunas personas afrontan la vida, y del control que pretenden ejercer en sus vidas mediante la alimentación. Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) conllevan una alteración de la personalidad que puede llegar a poner en riesgo la vida de las personas que la padecen. Por eso los trastornos alimentarios (TA) son enfermedades graves y potencialmente mortales.

¿Cuáles son los principales
factores de riesgo?

Diríamos que hay factores que predisponen al trastorno y otros que lo precipitan.

Factores que predisponen:

  • Tener o haber tenido sobrepeso
  • Baja autoestima
  • Perfeccionismo
  • Insatisfacción corporal
  • Familias muy sobreprotectoras o negligentes en los cuidados.
  • Familias donde el valor estético y/o la preocupación por el cuerpo es algo prioritario.
  • Genética de TCA.
  • Publicidad y medios de comunicación donde se expone que la delgadez=éxito social

Factores que precipitan:

  • Pubertad
  • Ejercicio físico excesivo
  • Insatisfacción personal
  • Situación de estrés
  • COMENZAR UNA DIETA: es el factor que principalmente precipita y mantiene un TCA.

¿Qué aspectos podrían hacernos sospechar que
nuestra hija/o puede tener un TCA?

Hay señales de alarma que nos pueden hacer sospechar que nuestro hijo/a puede tener un TCA. Entre otras, podemos encontrar:
  • Pérdida de peso de origen desconocido.
  • La persona se queja reiteradamente de su aspecto físico, se niega a salir, a probarse ropa ó a ponerse un bañador.
  • Irregularidades y/o desaparición de la regla en las chicas.
  • Lesiones en los nudillos de las mano y autolesiones.¿?
  • Tendencia a ocultar ciertas partes del cuerpo con la ropa (por ejemplo, empieza a vestir ropa ancha).
  • Desaparece tras las comidas y se encierra en el baño.
  • Se evidencian dificultades en la alimentación que antes no se daban: se niega a comer y comienzan a adelgazar ostensiblemente, lo que prescribe una consulta médica inmediata.
  • Evitación de algunos alimentos de forma frecuente.
  • Aislamiento social.
  • Inestabilidad emocional. Se hace más difícil la convivencia por los cambios de carácter de la persona y una mayor irritabilidad…
  • Se aprecia debilidad. En periodos de exámenes, por ejemplo, llegan a producirse mareos.
  • Distorsión de la imagen corporal (se ve gorda/o aunque no lo esté).

    ¿Por qué se producen los TCA?

    No podemos explicar la aparición de los TCA acudiendo a una sola causa. Los TCA son trastornos multicausales y pueden estar actuando varios factores tanto en su aparición como en su mantenimiento. Pero sí que podemos decir que cuando un/una joven cree que el cuerpo es el vehículo principal de aceptación en el grupo y por tanto de triunfo social, corre el riesgo de enfermar. Si a esto le unimos que comienza una dieta sin control, ni supervisión, la probabilidad de afectarse con un problema alimentario es más alta.

    ¿Cómo afectan los Trastornos de la Conducta
    Alimentarios a las personas?

    Los TCA son trastornos mentales con serias repercusiones físicas y psicológicas para quienes las padecen, entre las que destacan las relacionadas con la pérdida de peso que pueden verse perfectamente representadas en el ya clásico experimento llevado a cabo por Ancel Keys en la Universidad de Minnesota el año 1945. De una forma resumida, incluyendo además, las derivadas de las conductas compensatorias y del desorden alimentario son:

    Alteraciones físicas:

    → Amenorrea.

    → Osteoporosis.

    → Desequilibrios electrolíticos.

    → Alteraciones cardiacas.

    → Pérdida de músculo y debilidad muscular, sensación de agotamiento, mareos.

    → Alteraciones y lesiones gastrointestinales que pueden ir desde el estreñimiento hasta rotura esofágica.

    → Tasa metabólica basal disminuida.

    → Deshidratación severa que puede resultar en fallo renal.

    → Problemas dentales.

    → Alteraciones del sueño.

    → Sensación de frío.

    → Dolor de cabeza.

    → Hipersensibilidad al ruido o a la luz.

    → Hipertensión arterial.

    → Diabetes.

    → Niveles altos de colesterol.

    Alteraciones psicológicas:

    → Bajo estado de ánimo.

    → Depresión.

    → Ansiedad.

    → Ideas obsesivas, principalmente relacionada con la comida y el peso.

    Alteraciones cognitivas:

    → Bajo estado de ánimo.

    → Depresión.

    → Ansiedad.

    → Ideas obsesivas, principalmente relacionada con la comida y el peso.

    → Alteraciones conductuales y sociales:

    → Gran incremento de la preocupación por la comida.

    → Incremento de actividades extravagantes durante la alimentación (aislamiento, silencio, rituales)

    → Una mayor dedicación a actividades y objetos relacionados con la comida (cocinar, coleccionar recetas…)

    → Dificultades para dejar de comer y para distinguir las señales de hambre y saciedad.

    → Disminución en relaciones sociales y actividades de ocio.

    → Problemas en la interacción familiar o social.

    → Pérdida de interés y motivación por participar en actividades que anteriormente resultaban satisfactorias.

    → Apatía.

    → Negligencia en el cuidado personal.

    → Irritabilidad.

    → Sentimientos de inadaptación social.

    → Descenso del interés sexual.

    ¿Cuáles son los Trastornos de la Conducta
    Alimentaria más comunes?

    Aunque se han descrito diversas manifestaciones de este tipo de trastornos, las más características son la anorexia, la bulimia y el trastorno por atracón. Todas ellas tienen en común un miedo terrible a ganar peso y la creencia de que perderlo proporcionará una mayor seguridad en uno mismo, así como otras muchas consecuencias positivas a diversos niveles.

    Anorexia nerviosa

    Se caracteriza por una severa pérdida de peso provocada por la propia persona y en muy poco tiempo. Se disminuye el aporte alimenticio de todo lo que se considera que puede engordar, de modo que se ingieren cantidades ínfimas de comida y/o se provoca permanentemente el vómito. Generalmente se combina con ejercicio físico intenso. Existen dos tipos:
    Restrictiva: Se utiliza la restricción alimentaria y el ejercicio físico excesivo como principales estrategias de pérdida de peso.
    Purgativa: Se recurre a vómitos autoinducidos, laxantes o diuréticos para conseguir la reducción de peso.

    Bulimia nerviosa

    Se produce cuando la persona, obsesionada por adelgazar, ingiere con frecuencia grandes cantidades de alimentos, lo que representa para ella una importante contradicción y una sensación de pérdida de control, voluntad y autoestima. suelen comer a escondidas, generalmente alimentos que engordan y que están contraindicados en las dietas de adelgazamiento. Como compensación, a menudo se recurre al vómito inducido o en su defecto a restricciones alimentarias y ejercicio excesivo. La sucesión de ingesta de comida y vómito ó actividades compensatorias se producen varias veces al día y de manera incontrolada. En muchos casos las personas con bulimia han padecido previamente Anorexia. Es importante señalar que la bulimia es más difícil de detectar ya que las actividades restrictivas después de un atracón ayudan a mantener el peso pero no a bajarlo.

    Trastorno por atracón

    Igual que la bulimia se caracteriza por la presencia de atracones, pero en este caso no se llevan a cabo conductas compensatorias. Sí existen, sin embargo, las sensaciones de culpa y malestar que les preceden. Los episodios de ingesta excesiva están con mucha frecuencia relacionados con dificultades de regulación emocional.

    ¡Asóciate!

    ¡No lo dudes, tu ayuda es fundamental!

    hola@asociacionalienta.es

    ¡Asóciate!